Páginas vistas en total

sábado, 25 de abril de 2009

Entrevistas del Taller de Lectura y Escritura

En el II período de 2008 se les asignó a los estudiantes de la sección 211 del Taller de Lectura y Escritura de la Licenciatura en Educación Integral de la UNERMB, Sede Ciudad Ojeda, la realización de una entrevista.

Se les solicitó a los alumnos que entrevistaran a los mismos profesores activos de la institución, con el objeto de desentrañar y aclarar las ideas y concepciones que los(as) entrevistados(as) tuvieran en relación con los procesos de lectura y escritura. En este sentido las entrevistas se adentran en las preconcepciones íntimas de los docentes para que recordemos cómo fueron sus procesos de aprendizaje de la lectura y la escritura, cómo emplean ambos asuntos en su vida cotidiana y, desde la perspectiva pedagógica, cómo conciben y trabajan los actos de leer y escribir en el aula con sus estudiantes.

Esta actividad representó la evaluación final del curso. Los estudiantes se organizaron en equipos de seis personas y llevaron a cabo la tarea. Lo que presentamos acá es el producto del trabajo de cada equipo. Son nueve entrevistas, de las cuales hoy publicamos ocho.

Por una parte, todos estos trabajos implicaron esfuerzo y dedicación por parte de los alumnos. Ellos, antes de realizar esta actividad, debieron leer varias entrevistas que les ayudaron a hacer las propias, asimismo tuvieron que diseñar el plan de cada una de sus entrevistas y revisar el formulario con las preguntas.

Posteriormente, los alumnos transcribieron sus grabaciones y las corrigieron con la ayuda de sus compañeros y el docente de la asignatura. De la misma forma, los estudiantes no hubieran podido cumplir con esta asignación sin la valiosa cooperación de los profesores y profesoras entrevistados. En este sentido, les queremos expresar nuestro más sentido agradecimiento a todos los docentes que colaboraron en la ejecución de esta actividad.

Por otra parte, las entrevistas producidas constituyen tanto un producto como un proceso. Son un producto, pues son documentos que ofrecen información relevante y de calidad en cuanto a los procesos de lectura y escritura; a la vez, representan un proceso cuando sirvan en la fase de documentación a la hora de la formulación de variadas investigaciones futuras sobre la lectura y la escritura (tesis, monografías, tesinas, artículos, ensayos, etcétera), emprendidas por la comunidad universitaria.

Igualmente, este tipo de iniciativas podría motivar, en un futuro, la publicación de un libro que compile todos estos productos hechos por los estudiantes de la UNERMB. De manera que se materialice como texto de consulta.

Sin más preámbulos, presentamos la primera entrevista:

ENTREVISTA A LA PROF. ISNEIRA HUERTA


Breve reseña biográfica de la profesora Isneira Huerta.

La profesora Isneira Josefina Huerta nació en el Municipio la Cañada de Urdaneta del estado Zulia. Es hija de un médico de profesión y su mamá es modista. Estudió en ese municipio la escuela primaria y el bachillerato.

Posteriormente se inscribió en la Universidad Rafael Urdaneta, en donde se recibió de psicólogo; continuó estudios en esa misma universidad donde culminó el postgrado de la especialización en Metodología de la Investigación Científica.

Tiene dos hijos: Carmen y Julio, luego de haber nacido sus hijos inició sus estudios en el Doctorado de Ciencias Sociales mención Gerencia, en la Facultad de Ciencias Económicas y Sociales de la Universidad del Zulia; en estos momentos se encuentra desarrollando su tesis Doctoral sobre Políticas de Inclusión para la Educación Superior en Venezuela. Con este trabajo hace un análisis acerca de los procesos de exclusión que se dieron en la Educación Superior y las nuevas políticas para la inclusión educativa en el país.

La profesora Huerta es docente e investigadora de la UNERMB, pertenece al Departamento de Psicología de esa universidad. Igualmente labora como directora y editora jefe de la Revista de Ciencias Sociales de la Universidad Nacional Experimental “Rafael María Baralt”.


ENTREVISTA


Yusmari Osorio: -¿Cómo aprendió Ud. a leer y escribir?

Isneira Huerta: -Para mí los actos de lectura y de escritura son procesos verdaderamente placenteros. Hablando un poquito de la historia, yo creo que las personas que están alrededor de uno influyen mucho en eso. Nací en la granja de mis abuelos, una finca muy bonita donde había pocas cosas que hacer, cosas como las que hoy se hacen, como ir al parque o salir a pasear. Todo estaba concentrado en esa finca, mi abuelo había sido maestro de escuela, mi padre médico, en casa había muchos libros y desde que éramos niñas, recuerdo que a mi hermana y a mí, por las noches, mi abuelo nos leía muchos cuentos. De manera que esta relación, ese encuentro tan positivo con la lectura por las noches, de saber que a través de un libro había cosas que se iban descubriendo cada día, cosas que nos animaban, toda esta experiencia resultó positiva para nosotras.
Cuando ya nos enfrentamos al proceso de la lectura, éste fue un proceso agradable y ameno, porque sabíamos que en esos libros, en esas hojas iban descubriéndose historias que eran interesantes, que eran atractivas y que nosotras todas las noches pedíamos que nos las leyeran.

Y. O.: -¿Qué textos recuerda haber leído en su infancia?

I. H.: -En mi primera infancia yo creo que aún recuerdo de memoria que mi abuelo me leía unos poemas sobre los animales, algo que decía así: “Ciertos animalitos todos de cuatro pies a la gallina ciega jugaban una vez”. Y nos hacía recitar a mi hermana y a mí esos poemas que estaban en su libro de cuando él era maestro, ya en ese entonces mi abuelo era un ancianito, y esos eran los libros que él había usado cuando era maestro de escuela para enseñar a sus alumnos. Esa es la primera impresión que recuerdo sobre los textos leídos en esa época, ya posteriormente, más avanzada la escuela primaria, yo recuerdo que el primer libro completo que leí fue Memorias de Mamá Blanca de Teresa de la Parra, lo leí como en quinto grado de la escuela primaria, y luego lo comenté con mi papá.


La Profesora Isneira Huerta al ser entrevistada


Y. O.: -¿Puede detectar rápidamente cuando un texto es de buena calidad? ¿Cómo lo hace? Y ¿Qué cualidades deben poseer esos textos?

I. H.: -Decir si un texto es de buena o de mala calidad… Yo no me atrevería a hacer juicios de ese tipo. Porque a veces un libro “es de buena calidad” porque trata sobre asuntos que a uno le gustan y, de repente, “un libro es de mala calidad” porque su contenido no nos atrae o aún no lo hemos leído. Por ejemplo, si a mí me dan a leer un libro de física cuántica, de la que no conozco absolutamente nada, de repente yo pudiera decir que ese libro no es bueno porque a mí no me gusta, pero alguien de esa área pudiera decir que ese libro es extraordinario.
Bueno, en mi área ¿Cómo identifico cuando un libro es de buena calidad? Dependiendo del conocimiento que uno domina, ¿cuándo dices tú si un libro es bueno o no?, depende de los niveles de aprendizaje en los que estés. Cuando tú te estás iniciando en un tema, un libro introductorio es bueno, un libro que ofrece una visión general del aspecto que tú quieres estudiar, pero cuando ya tienes un conocimiento muy especializado, entonces eres más exigente para buscar la calidad de un libro, entonces exiges de los textos un nivel de construcción más alto, de complejidad más alta. Yo diría, en líneas generales, que la calidad de un libro depende de muchos factores, depende del área de conocimiento de la persona para saber si es de calidad o no, depende del nivel de conocimiento en el que esté la persona, si es un conocimiento somero el que tiene sobre un tema o es un conocimiento profundo y complejo.

Y. O.: -¿Qué entiende Ud. por leer y escribir? Justifique su respuesta.

I. H.: -Empecemos por leer: ¿Qué entiendo yo por leer? Leer es un acto hermoso desde el punto de vista de la subjetividad, desde el punto de vista de la sensibilidad humana; leer es un acto motivador, hermoso, lleno de alegría, eso es leer. Y luego, más allá de lo que nos entusiasma de la lectura, de lo que motiva la lectura, leer, pues, constituye un nivel de análisis, comprensión y razonamiento verbal que uno hace sobre la producción escrita de un texto.

Por otra parte, escribir, desde el punto de vista de la palabra, escribir es la grafía que hacemos con un conjunto de símbolos para construir palabras escritas. Pero más allá de eso, la escritura es un acto liberador desde el punto de vista subjetivo, desde el punto de vista psicológico. La escritura es una catarsis, es un acto que libera el pensamiento, los sentimientos y libera los aspectos que sentimos hacia las personas.

Cuando yo escribo una carta a alguien que afectivamente tiene un interés para mí, yo estoy haciendo una catarsis, estoy liberando mis emociones y, claro, estoy hablando aquí desde la perspectiva de la psicología, en tanto yo soy psicólogo. Entonces, la escritura libera emociones y también libera pensamientos, por ejemplo: cuando nosotros somos capaces de hacer una crítica escrita a un funcionario público sobre la universidad, o a un alcalde; cuando yo construyo a través de la escritura un texto estoy haciendo una liberación de mi pensamiento, le estoy colocando y organizando las grafías para que mis ideas sean comunicadas a otro.


La profesora Isneira Huerta y las entrevistadoras Yusmari Osorio y Asbel Meléndez


Y. O.: -¿Qué lee en su vida cotidiana? ¿Cuáles son sus preferencias a la hora de leer en la cotidianidad?

I. H.: -En mi vida cotidiana leo muchos libros que tienen que ver con mi especialidad, pues yo trabajo como investigadora. Normalmente leo libros que tienen que ver con la Educación Superior que es mi línea de investigación, que es la línea académica que desarrollo, tanto en la universidad como a través del doctorado. Puedo decir que leo libros de Educación Superior, pero no necesariamente leo sólo eso, para mi formación académica leo todo lo concerniente a la educación superior, mas en mi vida personal, en mi vida cotidiana, me gusta mucho la literatura, leo muchos libros de literatura en mis espacios libres. Leo mucho a Gabriel García Márquez, he leído todas sus obras, creo que pocas cosas inéditas me faltarán por leer; he leído mucho la cuentística de Horacio Quiroga. También leo los materiales de mis hijos, los materiales de la escuela, leo sus textos, esos textos con los que estudian en la escuela: los leo para evaluar su contenido, para saber la lectura que les colocan, el nivel de profundidad que maneja el autor del libro que están leyendo, y, particularmente, leo poesía.

Y. O.: -¿Qué escribe en su vida cotidiana? ¿Cuáles son sus preferencias a la hora de escribir en la cotidianidad?

I. H.: -En lo académico, hago investigación científica escrita sobre Educación Superior, pero en mi vida cotidiana escribo muchas epístolas, escribo muchas cartas que expresan sentimientos y afectos a las personas, y he hecho algunos intentos por escribir poesía, no con muy buenos resultados, pero sí con mucha carga emotiva.

Yo siento que me falta formación para escribir poesía, pero realmente me gusta mucho, por ello he hecho algunos intentos, algunos poemas que he escrito, quizá alguien que sepa, alguna vez pueda leerlos y valorarlos, a mi juicio no son muy buenos. En torno a la prosa, yo escribo muchas cosas que describen mis sentimientos hacia las personas, hacia mis hijos, mi pareja, mis padres.

Y. O.: -¿Cuáles son los pasos para alcanzar la comprensión del texto? Explique su respuesta.

I. H.: -Para alcanzar la comprensión del texto uno usa muchos recursos, sobre todo si el tema que está leyendo es un tema nuevo. ¿Qué recursos pueden ser esos? El uso del diccionario si no sabemos el significado de alguna palabra, el leer y volver a releer, porque a veces uno pierde la atención y tiene que devolverse para hacer una contrastación.

Yo hago mucho este ejercicio para comprender lo que leo, pero ya a estos niveles lo que uno hace es reconstruir el pensamiento del autor que se está leyendo, entonces uno va leyendo y es cuando percibes la postura que ha asumido el autor frente a algo, pero cuarenta páginas más adelante, de repente, el escritor se muestra inconsistente con lo que dijo al comienzo, entonces yo para comprender la lectura me devuelvo a la parte inicial para poder valorar la consistencia que tiene el autor en el escrito.

Para resumir podemos decir que fundamentalmente uso el diccionario, leer y releer, preguntarme sobre lo que leo, y nosotros, pues, ya en otros niveles más altos, hacemos fichas para comprender la lectura, fichas que nos digan ¿cuál es la intención del autor con ese escrito que ha hecho?, ¿qué subyace por debajo de lo que él escribió? Porque ya en estos niveles uno lee por arriba pero lee por abajo también, uno lee escudriñando lo que tiene que ver con la ideología del autor, sus pensamientos, su postura ante la pedagogía, ante la vida. Entonces uno hace fichas que le ayudan a comprender y se hacen preguntas: ¿Qué quiere transmitir el autor con este escrito? ¿Qué ideología se desprende de este escrito? ¿Qué subyace por debajo de lo que el escritor escribe? Y después volvemos a leer el texto para responder a estas preguntas y comprender verdaderamente lo que el autor está diciendo por encima de ese escrito y por debajo también.

Y. O.: -¿Cómo sabe Ud. cuando comprendió un texto?

I. H.: -Porque lo puedo relatar, puedo conversar sobre el mismo, puedo discutir sobre el texto leído, puedo emitirme un juicio a favor o en contra de esa lectura, puedo refutar y conversar con otra persona que también lo haya leído para validar esos conocimientos o esa comprensión que se ha tenido del texto.

Y. O.: -¿Cree Ud. que leer sin comprender es leer? ¿Por qué?

I. H.: -No, leer sin comprender no es leer, leer sin comprender es sencillamente decodificar el signo escrito, es sencillamente descifrar uniendo palabras, sílabas, oraciones, decodificar lo que allí está, pero si no logro asumir una postura crítica frente a esa lectura, analizarla en su contenido, en su forma, en sus recursos utilizados, en el ambiente en el que se dio, personajes, escenarios sobre esa lectura; si no logro eso sencillamente no he leído, no hay lectura si no hay comprensión.

Por ejemplo, puede darse que un niño de primer grado esté leyendo, pero no esté comprendiendo, porque él está en el proceso de aprendizaje de la lectura, sencillamente está decodificando lo que allí dice desde el punto de vista de la grafía que él observa en el libro, pero no está comprendiendo mucho y no podría, después, decirnos lo que leyó; esto suele pasarle a algunos niños cuando se inician en la lectura, aunque otros tienen una comprensión cabal de la lectura desde que se inician en ella.

Y. O.: -Desde la pedagogía de Stenhouse, un docente debe ser también un investigador en constante búsqueda, en cuanto a esto ¿cómo utiliza los actos de leer y escribir en su rol de investigadora?

I. H.: -Vamos a empezar por el acto de leer: yo creo que he comentado parte de eso. En mis funciones como investigadora, yo dirijo una línea de investigación para la universidad, escribo en revistas, esto no lo he dicho: yo soy la directora, editora jefe de la Revista Científica de la Universidad Nacional Experimental “Rafael María Baralt”.

En el rol de investigadora debo leer muchos trabajos académicos de otros autores. Como investigadora ¿cómo puedo hacer una lectura apropiada? ¿Cómo es la lectura? Bueno, mirando el fondo de lo que el autor quiere decir, haciendo un análisis crítico de ese autor, haciendo cuestionamientos y asumiendo una postura personal frente a lo que el escritor dice; y en cuanto a la escritura como investigadora, bueno... todo investigador que se exprese de otro tiene que indagar y escribir acerca de lo que el otro ha investigado y propuesto, entonces ¿cómo se plasma mi escritura en la investigación? A través de los artículos científicos que publico en revistas nacionales e internacionales.

Y. O.: -A manera de resumen nos podría explicar cuál es el procedimiento cuando emprende la escritura de un trabajo de investigación (tesis, monografías, artículos arbitrados, proyectos, etcétera).

I. H.: -¿Cuál es el proceso para escribir? Previo a la escritura lo primero que hay que hacer es leer mucho y conocer mucho el tema sobre el que uno va a escribir, ese es el primer procedimiento, leer, hacer un buen arqueo de bibliografía, lo que implica tomar 30 ó 40 libros sobre un tema, hacer un arqueo bibliográfico de ello y comenzar a escribir fichas de aquellos aspectos que uno considera pertinentes, de acuerdo a unas hipótesis que uno tiene en su mente de lo que busca investigar. Entonces, lo primero es hacer una lectura abundante, extensiva del tema; en segundo lugar, un buen arqueo de bibliografía; en tercer lugar, hacer la elaboración de fichas; en cuarto lugar, con esas fichas, hacer las redacciones integradas de lo que los autores dicen sobre ese tema; y, luego, hacer las construcciones personales acerca de las críticas u opiniones que uno tiene con respecto a la lectura de los aspectos o las posturas que se han escrito previamente al respecto.

Y. O.: -En relación con la enseñanza y ejercitación de la lectura y la escritura, ¿Cuáles son las estrategias que utiliza Ud. en el aula y por qué?

I. H.: -En relación con la enseñanza y ejercitación de la lectura y la escritura, suelo usar varias estrategias en el aula: invitar a los alumnos a que lean los temas, a que profundicen acerca de ellos y no se queden con la información que uno les da en el aula, de manera que los invito a hacer y profundizar las lecturas.

¿Qué estrategias uso en el aula? Fundamentalmente talleres a través de preguntas disparadoras o generadoras, de forma que los alumnos puedan construir sus pensamientos, que puedan expresar libremente lo que sienten a partir de esos disparadores, y luego, uno hace un análisis minucioso de ese producto que el alumno entrega.

Y. O.: -En relación con la documentación del proceso de escritura, ¿qué actividades ejecuta con sus estudiantes a la hora de seleccionar y organizar la información sobre la cual se escribirá en el aula?

I. H.: -Normalmente se presentan temas que el alumno ha preparado previamente, que ha organizado, que hemos discutido en clase. Luego que los ha organizado, que los ha preparado, que el estudiante los ha leído y asimilado, entonces se pide un producto escrito en el aula, un ensayo donde el joven pueda, a través de toda esa información que ya fue seleccionada en conjunto con su profesor y que fue organizada, escribir ese ensayo dado con su juicio crítico.

Y. O.: -En relación con la revisión de la escritura, ¿qué aspectos en concreto revisa y corrige en las producciones de sus estudiantes?

I. H.: -Yo soy muy cuidadosa en eso, corrijo mucho la redacción porque estamos formando docentes y eso no podemos perderlo de vista. En la formación docente es imprescindible la calidad de la escritura, yo corrijo los errores de sintaxis, de redacción, de ortografía, las ideas que quedan inconclusas; el alumno normalmente quiere expresar algo, pero no logra precisar lo que él quiere decir, entonces ¿cómo ayudar a ese estudiante para explicarle asuntos que van más allá de donde él quedó? ¿Cómo explicarle lo que le está faltando en sus producciones escritas? Lo que hago es realizarle notas y observaciones sobre sus exámenes, sobre sus trabajos escritos.

Y. O.: -¿Cuáles son las técnicas que utiliza para corregir la ortografía? ¿Por qué las utiliza?


Las bachilleres Gutiérrez, Landaeta, Meléndez y Osorio con la entrevistada


I. H.: -Fundamentalmente no podría decir que uso una técnica, sino que cuando el alumno me entrega un producto escrito y tiene errores de ortografía, siempre me concentro en corregírselos y, algunas veces, puedo hablar con el alumno y mostrarle, en su escrito, todos los errores ortográficos que tuvo. Le menciono la necesidad que tiene de revisar más cuidadosamente esas palabras que ha escrito inadecuadamente, de manera que no vuelva a cometer esos errores, pero la ortografía como técnica, no, sólo le hago la advertencia al alumno, lo exhortó a mejorar, lo exhortó a explicar cuán importante es eso para su futuro profesional.

Y. O.: -¿Cómo detecta cuando un alumno no sabe leer ni escribir correcta y adecuadamente? ¿Qué le recomienda?

I. H.: -Lo detecto en el producto que el alumno escribe, lo detecto en los ensayos, en las dinámicas de clase, cuando al estudiante le toca leer algo… También en mi condición de psicólogo identifico, ya no desde la estructura pedagógica de los procesos de lecto-escritura, sino desde la percepción psicológica, uno observa muchas fallas que tienen que ver con el curso del pensamiento y del lenguaje del individuo, entonces observamos no sólo fallas…

Las fallas en la lectura a veces están asociadas a alguna patología de naturaleza psicológica como es la dislexia, la disartria, el tartaleo, la misma tartamudez, y uno puede observar eso a través de la lectura que el alumno hace; no sólo si lee bien sino porque no lee bien; a veces, un alumno no lee bien porque no ha desarrollado el proceso de la lectura, se quedó en las primeras fases o en las primeras hipótesis de la lectura; pero en otras ocasiones, el alumno no lee bien no porque no se haya entrenado, sino por razones orgánicas. Por ejemplo, porque tiene un tumor y ahora él no puede decodificar el signo escrito, porque ese tumor presiona un área de broca que es el área del lenguaje. Otro ejemplo pudiera ser cuando el alumno que antes leía bien, ahora bloquea su lectura y puede deberse ese tartaleo a algún estado grave de ansiedad que está pasando el individuo, de manera que no sólo vemos desde la visión pedagógica, sino también desde la visión psicológica asociada al acto de lectura, y lógicamente, al acto del lenguaje que es el elemento de vínculo fundamental de esa lectura.

¿Qué les recomiendo a los alumnos que no sepan leer? Entrenarse, motivarse por la lectura, buscar libros de interés; y a los alumnos cuyos procesos de lectura están afectados por trastornos de índole psicológica o trastornos de índole orgánica les sugiero que acudan a un especialista que les brinde ayuda en ese sentido.



ENTREVISTA A LA PROF. MARÍA FINOL

Breve reseña biográfica de la Profesora María Finol Villalobos

Cursó estudios superiores: Sociología, institución: LUZ, Licenciatura en Ciencias Sociales, institución: LUZ, Especialista en Administración Educativa, Institución: LUZ, Post-grado a nivel de maestría en Planificación y Administración Educativa, institución: LUZ, maestría en educación ambiental, institución: URU, Doctorado en Ciencias de la Educación, institución: URBE. Actualmente presta servicio como profesor titular en la Universidad Nacional Experimental "Rafael María Baralt" como profesora de la cátedra: Práctica Docente Intensiva y Práctica de Observación. A nivel de post-grado se desempeña dictando las cátedras: Teoría administrativa en la administración de la Educación Básica, Metodología de la Investigación en la maestría para la Educación Superior. Presta servicio en la Escuela de Policía del Estado Zulia ubicada en el municipio San Francisco, profesora invitada en la Universidad del Zulia en el dictado de la cátedra: Educación Ambiental en la Licenciatura de matemática y física.


La Prof. María Finol V.



ENTREVISTA

Juan Pablo Cuenca: -Profesora María Finol, ante todo reciba un cordial saludo de nuestra parte, empecemos la entrevista de hoy con una pregunta Básica: ¿Qué cree usted que es la lectura?

María Finol: -La lectura es la captación del significado de los escritos, es una conversación entre el lector y el autor, también representa un medio para desarrollar el pensamiento y el aprendizaje…

J. P. C.: -Profesora, explíquenos. ¿Por qué leemos?


M. F.: -Se lee por diferentes razones, buscar información que interesa, en algunos casos leemos porque estamos realizando una investigación y es necesario hacerlo para recoger la información de los textos… A veces lo hago de manera superficial, todo dependerá del material de lectura y los propósitos del lector.

J. P. C.: -Profesora ¿Tiene usted el hábito de leer?, explíquenos ¿Por qué?

M. F.: -Sí, lo hago con frecuencia por mi tipo de trabajo, ya que soy profesora de Metodología de la Investigación.


La profesora Finol y el bachiller Juan P. Cuenca.


J. P. C.: -Profesora, ¿Qué tipo de lecturas son de su agrado?

M. F.: -Las referidas a las teorías administrativas, desarrollo organizacional, libros de metafísica, diseño de estrategias y libros de poesías.

J. P. C.: ¿Cree usted que hay malas lecturas? Explíquenos

M. F.: Sí, ya que su contexto semántico (fondo y forma), están fuera del contexto literario, lo que no genera información productiva para el lector y su crecimiento lexical.

J. P. C.: -¿Profesora puede nombrar los tipos de lecturas malas que conoce?

M. F.: -A criterio propio, la realidad es que no existen malas lecturas, todo depende del ángulo del lector y la interacción e identificación con el texto que se lee. Si hablamos del contexto, allí es donde podría dar unos ejemplos: “Desplumando al cisne rubendariano”, al igual que la lectura “¿Quien se comió mi queso?”, comedias grotescas, lectura de pensamientos fantasiosos e irreales, lecturas subliminales de doble sentido que van en contra de los valores del lector. Las cuales explicaría con total gusto en una entrevista para tratar esos puntos específicos.

J. P. C.: -Profesora, ¿a que se refiere con crecimiento lexical?

M. F.: -El crecimiento lexical se refiere al conocimiento que pueda poseer el lector del vocabulario y el dominio de este en cualquier contexto de lectura que se presente.

J. P. C.: -En relación con la escritura, ¿escribe usted con regularidad?

M. F.: -Sí, ya que mi profesión de docente me lo exige, en el proceso de Lecto-escritura se cumple un rol importantísimo para todo educador, en donde se manifiesta a simple vista la aplicación del rol de investigador, afianzando así la capacidad y el deber para con la escritura que detenta todo docente-investigador, es decir, mediante la lectura de las últimas investigaciones en el área, el investigador puede modernizar su propia escritura, su propio saber disciplinario. A pesar de las novedosas maravillas tecnológicas que facilitan el acceso al mundo de la investigación, básicamente se trata de estimular el desarrollo de esta habilidad psicomotora tan importante: la escritura y su modernización a través de la lectura.

J. P. C.: -Es importante la aplicación de la escritura en el aula de clases, ¿Por qué?

M. F.: -Sí, porque con harta frecuencia se hallan grandes deficiencias en los alumnos para plasmar por escrito lo que piensan, por ejemplo: la secuencia de un texto escrito, aplicar técnicas para generar ideas a través de notas escritas, claves para una buena redacción.

J. P. C.: -Explique, ¿qué procedimientos utiliza usted para realizar una buena escritura?

M. F.: -Siempre me digo a mí misma y a mis alumnos, que se deben seguir una serie de lineamientos al momento de realizar una buena escritura: les recuerdo que antes de empezar a redactar un texto se deben seguir estos simples pasos… Preguntarse: ¿Para qué?, ¿Para quién?, ¿sobre qué? y ¿cómo va a ser dicho texto?, y luego les digo que se deben aplicar los argumentos, pasos para determinar la lectura y sobre lo que se va a escribir.

J. P. C.: -¿Usted cree que es necesario poner en práctica la escritura. ¿Por Qué?

M. F.: -Es fundamental ya que a través de la escritura se pueden expresar ideas, sentimientos a los demás, se adquiere dominio de la expresión escrita y mayores son las posibilidades de la comunicación. Finalmente poner en práctica la escritura proporciona ventajas en el alumno, tales como: organizar el pensamiento y formarse una opinión propia sobre un determinado tema, evaluar los conocimientos y detectar los puntos débiles. Igualmente sirve como incentivo para el estudio, ya que muchos estudiantes leerían poco si no tuvieran que elaborar actividades académicas relacionadas con la escritura.


ENTREVISTA A LA PROF. YENNA ACOSTA

Breve reseña biográfica de la Prof. Yenna Acosta

Nació en 1976 en la ciudad de Maracaibo, hija de padres extranjeros, soltera, sin hijos. Es graduada en Sociología por la Universidad del Zulia y ejerce desde que se graduó. Actualmente es profesora de la materia Formación ciudadana en la Universidad Nacional Experimental "Rafael María Baralt". Está culminando en estos momentos su tesis de maestría.


ENTREVISTA

Rosiry García: -¿Qué es para Ud. la lectura y la escritura?

Yenna Acosta: -Para mí la lectura y la escritura pueden darse de dos maneras; pueden ser un hábito, o también pueden ser un arte. ¿Por qué un hábito? Porque el que tiene el hábito de la lectura tiene la capacidad de análisis. ¿Por qué un arte? Porque quien domina la lectura y quien domina la escritura tiene capacidad para redactar, publicar, escribir, escribir cuentos, poesías.

R.G.: -¿Usted lee en su vida cotidiana?

Y.A.: -¡Mucho!, leo mucho.

R.G.: -¿Qué lee?

Y.A: -Todo lo que me interese, no tengo una lectura preferida; particularmente yo comienzo a leer un libro, y supón tú que dure 3 ó 4 meses leyendo un libro, porque lo coloco al lado de la cabecera de mi cama y lo leo continuamente, cuando lo termino de leer, vuelvo y comienzo otro, yo al año puedo leer hasta 3 libros.

R. G: -¿Qué escribe?

Y. A: -En primer lugar, escribo todas las planificaciones que hago para dárselas a ustedes en clase; en segundo lugar, todos los trabajos de investigación que realizo para mis estudios de maestría, para mi tesis, allí entran los informes que preparo para las asignaturas que estoy cursando y los trabajos que tengo que entregar, los cuales deben poseer una adecuada redacción y ortografía para satisfacer el análisis e interpretación que se espera de los trabajos académicos.


La Prof. Yenna Acosta al ser entrevistada


R. G: -En relación con la enseñanza ¿Qué estrategias utiliza Ud. para motivar a sus alumnos a leer y a escribir?

Y. A: -Particularmente realizo talleres grupales, talleres de disertación, dinámicas grupales, lecturas sugeridas. Por ejemplo, comienzo a leer un párrafo y dependiendo de la lectura que yo comience, hago que los estudiantes la continúen, y así la misma lectura será dada y discutida por todos en el salón de clases.

R. G: -¿Qué recomendaciones les daría Ud. a los docentes de educación primaria y secundaria en cuanto a las estrategias que deben utilizarse en una clase de lectura y escritura?

Y. A: -Se debe incentivar al estudiante a utilizar diversos temas, a leer diversos textos, utilizar cuentos. Sabes que hay un juego con el que se arman palabras, tiene por nombre “Scrabble”; lo compré porque me llamaba la atención, no sabes la habilidad y la destreza que puede desarrollar uno con las palabras, y a su vez, mejoras la ortografía, aprendes a analizar, porque las palabras tú las comienzas a combinar y te salen muchas, y después tú las buscas en el diccionario para ver qué significan esos conceptos, por lo tanto, juegos parecidos a ese pueden representar una táctica de enseñanza.

R. G: -¿Cree Ud. que hoy en día es difícil escribir un texto con coherencia y corrección?

Y. A: -No es difícil enseñar a leer y a escribir, la dificultad depende del entorno en donde estemos. Por ejemplo, a mi modo de ver, la tecnología mal implementada dificulta el aprendizaje, porque ustedes utilizan el celular o nosotros que utilizamos el celular y escribimos “cada rato” en vez de “a cada rato”, lo cual no es ni siquiera una frase. Igualmente la utilización de la simbología para suplantar, por ejemplo, a una oración o a una frase, cuando usamos los celulares, no es adecuada si la llevamos a los trabajos escritos que debemos presentar en nuestra vida académica.


La Prof. Yenna Acosta y la bachiller Rosiry García.


R. G: -¿Cuáles son las estrategias utilizadas por Ud. para que los alumnos aprendan a leer adecuadamente?

Y. A: -Son diversas, van a depender del grupo, porque hay grupos que realmente no les gusta leer nada de nada… Entonces ahí es cuando me afinco para que entiendan y comprendan. De la misma forma, trato de que lean y utilicen el periódico, así como las lecturas sugeridas; realizo con los estudiantes lecturas guiadas, desarrollos en clase. Todo esto lo efectúo para que se motiven a leer.

R. G: -¿Cuáles son los procesos que utilizaría Ud. para enseñar a sus alumnos a leer, a comprender y a escribir un texto utilizando las diversas estrategias de aprendizaje?


Y. A: -Particularmente yo aplico diversas lecturas, hago que el estudiante lea párrafo por párrafo para que termine y asimile un punto y comience con otro, espero que en ese punto se detenga e interprete ese párrafo, luego lo ayudo para que extraiga de ese párrafo las ideas más relevantes, y posteriormente lo animo para que construya una interpretación, un análisis adecuado del párrafo en cuestión. Este proceso lo desarrollo así tenga que estar con ese estudiante 2, 3, 4, 5 o los meses que sean durante el semestre.

R. G: -¿Ud. como docente cree que la lectura es una actividad que debe realizarse usando procesos del pensamiento para así lograr una adecuada comprensión del texto?


Y. A: -Sí, claro.

R. G: -¿Por qué?


Y. A: -Porque la lectura es una habilidad que se convierte en un ejercicio, eso que tú llamas o lo que llamaríamos gimnasia mental; el hábito de la lectura es muy saludable, en el sentido de la salud, porque evita que las neuronas se te pongan lentas; la lectura como ejercicio te sirve de muchas maneras, con ella ejercitas los músculos de los ojos, se ejercita el dominio mental, habilita y despierta la concentración, crea métodos para la adquisición amplia de conocimientos, amplía la interpretación, desarrolla el pensamiento complejo y la capacidad de abstracción…

R. G: -¿Qué cree Ud. que es más importante hoy en día la enseñanza de la lectura o de la escritura?

Y. A: -Yo lo que pienso es que un libro nunca va a pasar de moda, por más que la tecnología la tengamos a la mano, necesitamos tener el libro a la mano también; yo puedo leer muchos textos en una pantalla de un computador, pero prefiero imprimir la hoja de los textos para leerlos en físico. Por consiguiente, la lectura y la escritura son hábitos que hoy en día hay que volver a retomar, en el ciudadano, en el muchacho, en el estudiante. Sin embargo, podemos decir que el estudiante ha perdido ese hábito, y como consecuencia, no puede desarrollar una buena concentración que lo ayude a analizar lo que hace o piensa. Igualmente esta pérdida hace que dudemos si estos estudiantes resultarán, en el futuro inmediato, profesionales de calidad, porque si carecen del hábito lector, y no se interesan por el conocimiento ni por los libros, entonces nos podríamos preguntar qué pasará con estos futuros profesionales si no leen, si no buscan acceder al saber a través de la lectura de los grandes libros.

R. G: -¿La lectura y la escritura son aspectos básicos para el ser humano?

Y. A: -Por supuesto.

R. G: -¿Por qué?

Y. A: -Porque si sabes leer y escribir, así no tengas un título (por las razones que sean), puedes hacer análisis, y además no va haber ningún documento en esta vida que tú no sepas analizar… Incluso suponte que tú mañana te quieras casar, y en el contrato de casamiento hay una cláusula que a ti no te gusta, puedes leerlo y decir que no quieres esa cláusula, y puede ser que no te cases.


ENTREVISTA A LA PROF. YOLIDA VELÁSQUEZ DE NAVA


Breve reseña biográfica de la Prof. Yolida Velásquez

La Prof. (a) Yolida Velásquez de Nava es profesora e investigadora de la Universidad Nacional Experimental “Rafael María Baralt”. Trabajó 22 años como maestra de Educación Preescolar y Educación Básica.

Igualmente laboró 4 años como Secretaria Docente del PPD de la Sede de Ciudad Ojeda de la UNERMB, actualmente está trabajando en la Coordinación del Servicio Comunitario del PPD del Estudiante Universitario de la Sede Ciudad Ojeda, lleva 16 años trabajando con las Prácticas Profesionales de la Licenciatura en Educación Integral de la UNERMB.

En sus estudios de pregrado obtuvo el mejor promedio en la primera promoción de Licenciados en Educación Integral de la UNERMB.

La Profesora Yolida Velásquez de Nava es una mujer accesible y responsable para con los alumnos y para con la Universidad, todos los días siente que gana nuevos aprendizajes y espera transferir sus saberes a sus estudiantes. Ella siente que todo lo que ha aprendido a lo largo de su carrera se lo debe a su esfuerzo y a la interacción constante con los estudiantes y la comunidad universitaria. La profesora Velázquez está feliz de poder compartir a diario sus conocimientos y experiencias con los alumnos.


La Prof. Yolida Velásquez después de la entrevista


ENTREVISTA

Chiquinquirá Quintero: Buenas tardes, mi nombre es Chiquinquirá Quintero. Vamos a entrevistar a la profesora Yolida Velásquez de Nava, quien es docente activa del Programa Educación de la UNEMRB. ¿Prof. Velásquez, podría darnos una breve reseña curricular?

Prof. Yolida Velásquez: Pertenezco al Programa Educación, soy profesora de las prácticas profesionales. Igualmente soy la Coordinadora del Servicio Comunitario acá en Ciudad Ojeda, tengo una trayectoria de 16 años en la universidad. Soy hija de la primera promoción de esta universidad, quiero mucho los espacios de la UNERMB y estoy a la orden para servirles en lo que ustedes necesiten.

Ch. Q.: -Bien, muchas gracias. Comenzamos con la entrevista.

Ch. Q.: -¿Qué entiende Ud. por leer y escribir?

Y. V.: -Para mí leer y escribir es la forma de expresar nuestros sentimientos, nuestras ideas, la forma de establecer relaciones y alcanzar diferentes fines.

Ch. Q.: -¿Es importante para Ud. leer y escribir? ¿Por qué?


Y. V.: -Sí, porque por medio de la escritura y la lectura podemos nosotros demostrar nuestra diversas motricidades, finas y gruesas, y en verdad, podemos desarrollar el lenguaje.

Ch. Q.: -¿Qué diferencias percibe Ud. entre los actos de leer y escribir? Explique.

Y. V.: -Los actos de leer y escribir… Leer es lo que recibe el sujeto al observar lo escrito, una observación donde va a leer y entender lo escrito, sin importar que sea un texto breve o uno amplio; escribir es lo que uno va a transcribir, el escribir involucra la organización de cada uno de los párrafos que va se van a escribir, es permitir y desarrollar nuestro proceso de lenguaje, nuestro proceso de escritura.

Ch. Q.: -¿Podría señalar las ventajas de saber leer y escribir?

Y. V.: -Estos actos nos van a permitir desarrollar nuestro ministerio como docentes, del buen proceso de escritura y la textualización van a depender los demás procesos de aprendizaje del individuo.

Ch. Q.: -¿Usted lee con regularidad?


Y. V.: Sí, bastante. Me gusta leer mucho, tengo en mi casa una abundante biblioteca, y es una biblioteca que siempre ando consultando; porque me gusta cada día innovar y estar al día.

Ch. Q.: -¿Qué tipos de libros le gusta leer?

Y. V.: -Me gusta mucho Gabriel García Márquez. También leo con frecuencia los textos relacionados con la psicología y los de prácticas profesionales. Además los que versen sobre teoría del conocimiento.

Yeidana Alviarez: -¿Recomienda algún tipo de texto en particular? ¿Cuáles y por qué?

Y. V.:
-Hay una gama de textos que todo educador debe conocer. En la parte de lengua no conozco tantos títulos, pero siempre he leído a García Márquez, también hay otros textos que recomendaría en esa área. Hay muchos libros recomendables, ustedes pueden buscar, pero en este momento no tengo la gama de libros para recomendarles.

Y. A.: -¿Escribe en su vida cotidiana? ¿Qué tipos de textos escribe?

Y. V.: -Suelo escribir manuales operativos de LUZ, y en la enseñanza, escribo textos sobre la habilidad pedagógica de los mapas conceptuales. Igualmente redacto manuales para el desarrollo del servicio comunitario y también para elaborar las practicas profesionales.

Y. A.: -¿Qué les diría Ud. a las personas que son analfabetas?

Y. V.: -Estoy todo el tiempo motivando a las personas para que lean. En caso de las personas analfabetas se debe motivarlas para la lectura y la escritura. Debe dárseles textos para que su aprendizaje de los procesos de Lectura y Escritura se les haga fácil y placentero. Debe empezarse con ejercicios de escritura breve para luego llevarlos a las más complejas.

Y. A.: -En materia de la enseñanza y ejercitación de los procesos de lectura y escritura, explíquenos, ¿Cuáles estrategias utiliza Ud. para enseñar y ejercitar la lectura y la escritura en el aula?

Y. V.: -Yo aplico los juegos didácticos, aplico los mapas conceptuales. En la aplicación de los mapas conceptuales, me concentro en la aclaración de las ideas principales e ideas secundarias de un texto narrativo o creativo. También trabajo en la profundización de los conocimientos teóricos, y, les repito, me gusta mucho la parte del juego, aplico muchas estrategias que involucran juegos, las estrategias del conocimiento a través de los juegos didácticos.

CH. Q.: -¿Cómo se las ingenia para favorecer el hábito lector en los estudiantes? Explique.


Y. V.: -Siempre los estoy motivando para que ellos lean, los estudiantes de educación deben ser buenos lectores, deben saber leer bien todo lo que uno les asigna, por ejemplo, cuando yo les leo la guía de observación les digo: lean la guía de observación, ¿Qué vamos a observar?, ¿Para qué sirve? ¿Cuál es el contenido que tiene esa guía? Sí, todo material teórico que tenga aportes para ellos en lo concerniente a los conocimientos, estos materiales tienen que saber leerlos porque si no los leemos, no sabemos qué o cuáles son sus contenidos, y cuáles son las ideas y exigencias que nos ofrecen cada uno de los párrafos de los materiales escritos.


La profesora Velásquez y las bachilleres Chiquinquirá Quintero, Ana Rondón, Lisbely Pinillo, Kelly Soto y Ninoska González.


CH. Q.: -En cuanto a la revisión de las producciones escritas de sus estudiantes, ¿Cómo la trabaja en el aula?

Y. V.: -La trabajo con la estimulación y la autocorrección, es decir, los estudiantes y sus propios compañeros son los que corrigen las producciones escritas en el aula. También realizo grabaciones, les grabo las exposiciones o los trabajos orales, para que ellos mismos sean los que se autoevalúen a través de las revisiones de su propio trabajo, de sus propias intervenciones orales, incluso de su propia escritura. De esta manera ellos comparten, intercambien ideas, intercambian experiencias por grupo; me ha servido aun esta estrategia para valorar la producción escrita, los textos que los alumnos producen.

CH. Q.: -¿Cree Ud. que la ortografía es lo más importante a la hora de la revisión de los textos producidos por los estudiantes? Explique

Y. V.: -Es lo más importante, porque la ortografía nos permite ser mañana y siempre unos profesionales de calidad. Recuerden que la excelencia de la escritura se mide, en parte, por la ortografía. Eso incluso nos ayuda a cultivar una excelente pronunciación, y a la larga, nos lleva a ser cada día unos mejores docentes. Hoy, esa forma de abreviar y esa forma de modificar el lenguaje es grave, debemos tener un lenguaje bien formado y bien fortalecido, que sirva para ampliar la gama de conocimientos que se posean y se adquieran. Es importante en todo momento la ortografía; nosotros podemos definir a los seres humanos como son de acuerdo a su forma de expresarse, si la persona sólo se expresa mediante monstruosidades o un lenguaje soez, eso dirá mucho de esa persona. Es importante que los estudiantes no se muestren débiles en relación con su formación alrededor del lenguaje. Deben estar fortalecidos y tener seguridad en sí mismos, ya que eso pondrá a prueba el dominio que posean de las palabras en el aula. Esa es la forma, la forma lineal u horizontal como ellos escriben y se expresan.

CH. Q.: -¿Qué estrategia emplea Ud. para que un alumno tenga una correcta ortografía?

Y. V.: -Siempre les pido sus informes en el aula a lápiz o bolígrafo porque es la mejor forma de realizar una corrección, esto me sirve para revisarles verdaderamente sus producciones escritas…

CH. Q.: -Muy bien, profesora Yolida, muchas gracias por su entrevista y por las respuestas que nos ha brindado, pues nos han ayudado mucho para la realización de nuestro trabajo.

Y. V.: -Sí, para mí es de gran significación esta actividad, porque sé que el profesor Marlon es un hombre muy preocupado por su materia y por toda la comunidad universitaria. Yo les doy las gracias a Uds. y a él, porque él ha respondido y colaborado favorablemente con todas las actividades de la comunidad universitaria. Porque sé que viene a la Universidad y está dado 100% a la Universidad y a los estudiantes.

CH. Q.: Le reiteramos nuestro agradecimiento, muchas gracias…


ENTREVISTA A LA PROF. EDICTA MARTÍNEZ

Breve reseña biográfica de la entrevistada

La Dra. Edicta Martínez es Economista egresada de la Universidad del Zulia (LUZ), Magíster Scientiarum en Gerencia Financiera egresada de la Universidad Nacional Experimental “Rafael María Baralt” (UNERMB); Doctora en Ciencias Gerenciales egresada de la Universidad “ Dr. Rafael Belloso Chacín “ (URBE).

Desempeña la docencia en el Programa Administración, Proyecto Gerencia Industrial de la Universidad Nacional Experimental "Rafael María Baralt". Es docente de categoría Titular. Actualmente dicta las asignaturas Matemática II (2do. Semestre), y, Proyectos Industriales (10mo. Semestre).


La Prof. Martínez al momento de ser entrevistada por los bachilleres Arnoldo Figueroa y Jesley Pulido.


ENTREVISTA

Jesley Pulido: -¿Para Ud. qué es leer y escribir? Explique.

Prof. Edicta Martínez: -Leer y escribir es, junto al lenguaje, una herramienta valiosa e importante, ya que facilita el proceso de comunicación entre las personas. Así, cuando una persona sabe leer y escribir puede, además de comunicarse por esta vía, acceder a diversas fuentes de conocimiento, como por ejemplo: Internet, diversos textos, prensa, entre otras. Y además es capaz de expresar de forma clara, precisa y coherente sus ideas. No sólo decir lo que piensa, sino también dejar constancia de lo expresado verbalmente.

J. P.: -¿Escribe Ud. con regularidad? ¿Qué tipos de textos escribe?

Prof. E. M.: -Por lo regular, dadas mis funciones de docente, es necesario la elaboración de diversos materiales de consulta para mis estudiantes, como por ejemplo, papeles de trabajo. En el campo de formación profesional, escribo al elaborar los trabajos que exigen las diversas asignaturas que he cursado, incluyendo los trabajos para alcanzar los grados académicos (tesis). En el campo cotidiano, escribo para cumplir ciertas labores, entre otras, cartas a diversos organismos, e incluso la universidad.

J. P.: -¿Lee Ud. con regularidad? ¿Qué lee?

Prof. E. M.: -Casi todo el tiempo, por no decir todo el tiempo. Son objetos de lectura: textos relacionados con la materia que dicto, textos cuyos contenidos están relacionados con las materias cursadas, e, incluso textos que me llaman la atención y contribuyen a mi crecimiento personal. Además, por supuesto de las traducciones de películas, series o documentales por TV cuando el lenguaje en el cual fueron grabadas es distinto al español; así como los diversos periódicos que circulan en el ámbito nacional y regional.

J. P.: -¿Por qué los actos de leer y escribir son importantes? Explique.


Prof. E. M.: -Tal como lo indica el inicio de la entrevista, la lectura y escritura son herramientas que facilitan la comunicación. Pero son importantes, no solo por eso; su importancia también radica en que mediante la lectura y la escritura el hombre, a lo largo de diversas civilizaciones, que han caracterizado a la humanidad, ha podido avanzar, partiendo del conocimiento o legado dejado por estas civilizaciones, de forma que ha podido ir conociéndolo, modificándolo de generación en generación. De forma tal que la lectura y escritura nos han permitido estudiar el paso del tiempo en relación con el ser humano para comprender el presente y construir el futuro.

J. P.: -¿Fueron importantes los procesos de lectura y escritura en su carrera profesional? ¿Por qué? Explique.

Prof. E. M.: -Sí, como no, fueron determinantes en la adquisición y transmisión de nuevos conocimientos. Sin estas herramientas básicas no hubiésemos podido asimilar, precisar los diferentes enfoques planteados por diversos autores consultados en las tantas asignaturas cursadas, ni fijar mi posición al respecto dejando constancia de ello. Las palabras se las lleva el viento pero los escritos quedan.

J. P.: -¿Cómo experimentó la lectura y la escritura durante todos sus estudios? Explique.

Prof. E. M.: -Fueron y son consideradas las herramientas más importantes con las cuales conté y cuento para crecer y seguir creciendo en el ámbito profesional y personal, tal como lo he destacado a lo largo de esta entrevista. Aprender a leer y a escribir me abrió las puertas en el mundo del conocimiento. La lectura y la escritura me permiten mantenerme informada del acontecer nacional e internacional.

J. P.: -¿Le gusta compartir sus ideas en cuanto a la lectura y la escritura con las demás personas? Explique.


Prof. E. M.: -Por supuesto que sí. Para mí intercambiar ideas o puntos de vista sobre algunos escritos o lecturas realizadas es como un proceso de retroalimentación, pues contribuye, en muchos casos, a enriquecer los conocimientos adquiridos. Sin embargo, también puede ser una experiencia frustrante cuando las personas con las cuales quieres compartir tus inquietudes o puntos de vista, sobre una noticia que está, por ejemplo, en el tapete público, desconocen de lo que se está hablando. Para mí es lamentable, por cuanto indica que muchas personas no tienen por hábito leer y escribir, mucho menos utilizar estas herramientas para mantenerse informados y actualizados.


La Prof. Edicta Martínez acompañada por las bachilleres Jesley Pulido y Yoselyn Velásquez.


J. P.: -¿Es importante en su vida cotidiana la lectura y la escritura? Explique.


Prof. E. M.: -Claro que sí. Estas herramientas de la comunicación me permiten mantenerme al tanto de lo que ocurre en el día a día, tomando en cuenta lo que ocurre en el ámbito regional o nacional. Hoy en día la lectura y escritura son importantes ya que permiten relacionarnos con grupos de interés: como familiares, amigos, estudiantes, entre otros.

J. P.: -¿Qué estrategias utiliza para escribir adecuadamente? Explique.


Prof. E. M.: -En verdad no utilizo estrategias como tales, pero siempre parto de lo siguiente para plasmar adecuadamente mis ideas: son condiciones necesarias saber leer, y también, conocer las reglas de la ortografía, poseer suficiente conocimiento sobre lo que se desea escribir, y, sobre todo, plasmar las ideas de manera sencilla, utilizando los términos y conectores adecuados para poderle dar sentido lógico y coherente a lo redactado o a lo que se desea redactar, porque si no se cumplen esas condiciones básicas, el texto producido no tiene sentido.


ENTREVISTA AL PROF. JULIO CÉSAR GARCÍA

Breve reseña biográfica del entrevistado

El profesor Julio García trabaja en el Programa Educación de la UNERMB, específicamente en el área social. Dicta la asignatura Historia de Venezuela. Es egresado de la Universidad Católica Cecilio Acosta en el área de Educación, Mención Ciencias Sociales. Actualmente está realizando la tesis de grado en un programa de Maestría en Antropología.

ENTREVISTA

Leidys Barrios: -Profesor Julio García, ¿De dónde nace o surge la lectura?

Prof. Julio García: -La lectura surge desde el nacimiento del hombre mismo, es decir, desde el momento en que empezó a reflexionar sobre su entorno, no solamente observándolo, sino interpretándolo. En ese proceso de interpretación, esos elementos se vuelven símbolos –elemento verbal o no verbal, que arbitrariamente y por convención representa a otra cosa con la que no tiene que tener necesariamente una conexión natural–. Esa simbolización de la naturaleza implica una lectura de la misma, donde adquiere un nuevo significado. Esos significados se transmitían originalmente en forma oral, hasta que surge la escritura, donde los símbolos no son ya naturales, sino creados por el ser humano mismo.

Adriany Garcia: -Profesor ¿Cuál cree Ud. que es el origen de la escritura?

J. G.: -Partiendo de lo anterior, la transmisión de los significados de esos símbolos, al realizarse oralmente, limitaba de gran manera el alcance de los mismos, en cuanto el ser humano simbolizaba la naturaleza, necesitaba plasmar ese significado, esos sentimientos. De ahí surge la escritura ideográfica –en la cual un símbolo escrito implica un significado de ideas- en función de representar una idea –ejemplo palpable hoy es el sistema de escritura chino, que es fundamentalmente ideográfico–. En el transcurso del tiempo, esos símbolos ya no representaban ideas, sino sonidos, en un principio sílabas –la escritura japonesa es un buen ejemplo de ello–, con lo que su aprendizaje era más sencillo. Posteriormente tenemos una escritura en la cual cada signo representa un fonema –letra– y de ahí surgiría el alfabeto.

¿Por qué se da todo este proceso? Para plasmar los significados que los distintos pueblos le dan a la vida y se dio cuando se dieron cuenta que hacerlo por vía oral era limitado o difícil, y es una manera de patentar y dejar huella para futuras generaciones. No es en balde que se considere como punto de ruptura entre la prehistoria y la historia la invención de la escritura, aunque en cierta forma esa visión ha sido desfasada, y a la “prehistoria” se le denomine actualmente era pre-literaria, precisamente por darse antes del inicio de la escritura.

Génesis Perozo: -¿Qué es para Ud. la lectura? Explique.

J. G.: -Considero que la lectura es el proceso a través del cual recuperamos y aprehendemos algún tipo de información cuando interpretamos unos signos y le damos significado. Considero que la lectura no es exclusivamente “leer”, valga la redundancia, unas palabras y entenderlas fonéticamente. Todo aquello que observamos, vemos, sentimos, y todo aquello a lo que se le dé un significado implica un proceso de lectura, claro está que acá el proceso de lectura puede ser distinto. Por ejemplo, vemos un semáforo que está en rojo, el cual entendemos que nos dice que debemos parar. En este caso vemos la luz roja, e interpretamos que significa “pare”, ahí estamos “leyendo” ese símbolo. Igual pasa con una palabra que leemos, cuando estamos en una clase de cocina asumimos que es un mango de una sartén; pero si estamos en un patio de una casa, asumimos que se trata de una fruta.

Railyn Cardozo: -¿Qué es para Ud. la escritura? Explique.

J. G.: -La escritura es un sistema de representación gráfica de una lengua, por medio de signos grabados o dibujados sobre un soporte. Es un método de comunicación humana que se realiza por medio de signos visuales que constituyen un sistema. Es el método para plasmar ideas, sentimientos e impresiones sobre el quehacer diario y hacerlo constar a los otros, pues hacer esto oralmente resulta limitado y efímero, además que el sentido de lo dicho se pierde o cambia. De ahí la expresión “el papel aguanta todo” y “las palabras se las lleva el viento”.

-L. B.: -¿Por qué leer y para qué leer?

J. G.: -Principalmente, para ser parte de la sociedad. La sociedad está llena de signos y símbolos que debemos saber comprender e interpretar para desenvolvernos adecuadamente en un grupo social –recordemos el ejemplo del semáforo– ¿qué pasa si desconocemos el significado de la luz roja? Seguimos, y en el mejor de los casos, recibimos una infracción por violar una norma –detenerse– o en el peor sufrir un accidente –y poner en riesgo nuestra vida y de aquellos que estén involucrados–. Otro ejemplo, más gracioso, es si no leemos la indicación de cuál baño es de hombres y cuál de mujeres, si nos metemos en el equivocado, pasaríamos una pena y seríamos objeto de burlas y críticas.

Si te refieres al campo del desarrollo cognitivo, la lectura enriquece nuestro vocabulario –al leer una palabra, conocer su significado y darle un sentido a su uso, se suma a nuestro léxico– y, por así decirlo, se amplía nuestra capacidad de comunicarnos, pues disponemos de un mayor repertorio de palabras –léxico–, recurso indispensable para comunicarse. Y, por supuesto, entre más palabras sepamos, más serán las que podremos utilizar para escribir.

A.G. -¿Cómo aprendió a leer y escribir?


J. G.: -A leer aprendí a los 4 años, aprendiendo el significado de la palabra como conjunto, más que el significado de las letras o sílabas por separado. La curiosidad por saber qué significaban aquellas palabras fue la principal motivación para aprender a leer. Después supe que cada letra tenía también un significado.
El aprender a escribir fue más tradicional, como todo niño o niña en la escuela a través de los famosos silabarios ma-me-mi-mo-mu, que si bien son criticados por ser muy “conductistas”, son un método muy efectivo para el aprendizaje de la lecto-escritura, a través de la repetición.

G. P.: -¿Por qué escribe?

J. G.: -Porque en el medio en el que me desenvuelvo, es decir, el académico-universitario es vital escribir sobre los avances y opiniones que uno tiene sobre el área de estudio –en mi caso, historia–. Escribir es el medio por el cual se gana respeto –y prestigio– en el medio académico; además, es útil, incluso, para mejorar económicamente, a través de trabajos de ascenso y tesis de postgrado.

También escribo porque es una manera de expresar mis ideas y sentimientos sobre cualquier aspecto de mi vida y de lo que entiendo sobre ella. Es una manera de recordar lo que se siente y acontece en un momento determinado, para que esa emoción no caiga en el olvido y en el viento de las palabras.

R. C.: -¿Suele escribir con regularidad, escribe cartas de amor…?

J. G.: -Como dije anteriormente, académicamente escribo mucho, aunque la mayoría de las veces es por necesidad, más que por gusto. Aparte de lo académico, escribo muchos ensayos en prosa sobre lo que siento y percibo en un momento dado. Si te digo que lo hago con una frecuencia determinada, estaría mintiendo. Si tengo inspiración para escribir, puedo pasar mucho rato escribiendo, si no, puedo pasar varios días sin escribir, aunque esos vacíos sin escribir no son muy largos, no pasan de 5 días.

L. B.: -¿Nombre algunas características que a su juicio deben poseer los textos escritos?

J. G.: -Todo texto escrito, sea explícita o implícitamente, se compone de una introducción, un desarrollo o cuerpo y una conclusión. Esta estructura es base, pero puede variar según el tipo de texto. Una tesis y una carta tienen, obviamente, distinta extensión y su formalidad es distinta, pero en esencia tienen esas partes fundamentales –inicio, desarrollo y conclusión–. Otra característica de los textos escritos es que el grado de preparación y formalidad es mayor que el del lenguaje oral, pues hay que tomar en cuenta muchos aspectos, como la ortografía, caligrafía y hasta la disposición del texto.

A. G.: -¿Cuáles serían las características de una lectura comprensiva?


J. G.: –Te voy a enumerar algunas. Primero. Implica contextualizar el texto, no leer por leer, sino leer en función de algo, es decir, una idea, un objetivo previo. Segundo, lleva consigo la comprensión del texto, comprender el significado del material como un todo, un análisis del mensaje, escrito o no escrito, del autor. Y tercero, es una lectura global, analítica y personal; no es simplemente ver las letras y pronunciar su sonido, que es lo común. Es leer entendiendo, asimilando, aplicando y evaluando el contenido del texto.

G. P.: -¿Existen diferencias entre los procesos de lectura y escritura? Explique.

J. G.: -Si bien en el proceso de lectoescritura ambos actos se dan casi simultáneamente, son, realmente, dos procesos distintos, más bien inversos. La lectura es la interpretación de símbolos y códigos expresados por otros, en el cual somos el receptor; mientras que en la escritura, elaboramos un mensaje a través de los símbolos –en este caso, letras, sílabas y palabras– para que el mismo sea interpretado por otros, volviéndonos un emisor.

R. C.: -¿Existen semejanzas entre los procesos de lectura y escritura? Explique.

J. G.: -Ambos son un proceso de construcción mediante el lenguaje y, por ende, los procesos se dan en la misma área del cerebro, donde se desarrolla el lenguaje. Ambos permiten el proceso de comunicación. Y sobre todo, que la ampliación del léxico es posible principalmente a través de la lectura.

L. B.: -En cuanto la enseñanza superior de los procesos de lectura ¿Qué estrategias debe utilizar el docente para favorecer la lectura?


J. G.: -Es difícil sugerir algo concreto, tomando en cuenta las fallas con las que muchos bachilleres llegan cuando entran a la universidad. Y lo menciono porque se supone que un docente universitario debe formar al alumno en un asunto específico –entiéndase asignatura– y la formación en el lenguaje se da por sentada en niveles anteriores, pero del ideal a lo real, en este caso, hay un abismo. En ese sentido, se debe promover la lectura a través de sesiones grupales, dinámicas de grupo y, sobre todo, de lecturas que no tengan que ver solamente con la materia, sino con la formación del futuro docente en general. Pienso que la lectura debe estar presente en todo momento.

A. G.: -En cuanto la enseñanza superior de los procesos de escritura ¿Qué estrategias debe utilizar el docente para favorecer la escritura?

J. G.: -Fundamentalmente, promover la lectura, pues de esta manera se enriquece el léxico. Por otra parte, se debe poner mayor énfasis en las actividades de evaluación escrita, tanto en la cantidad como en la calidad. Otro aspecto muy a tomar en cuenta es el énfasis en la redacción y ortografía, pues los errores hay que irlos corrigiendo desde el principio, de lo contrario se afianzan y multiplican. Esto es especialmente cierto para los estudiantes de Educación en cualquier universidad, ya que se deben formar como docentes integrales, que más que enseñar contenidos, enseñen herramientas a sus estudiantes, entre ellas la escritura. Una estrategia en concreto que se sería bueno implementar es el análisis de lecturas en clase, lecturas cortas que puedan ser leídas durante la misma clase y ser analizadas en ese momento.

G. P.: -¿Que recomendación les da a los alumnos para mejorar su lectura?

J. G.: -Leer, leer, leer y leer mucho. No necesariamente libros de corte académico, que normalmente los leemos porque no nos queda de otra. También tenemos obras literarias que sirven para el entretenimiento, como novelas, poemas, e incluso, las historietas que al poseer imágenes y texto hacen más amena la lectura. Leer aquello que nos gusta, pues si lo disfrutamos, haremos un hábito que aparte de entretenernos, nos hará crecer como personas con el aprendizaje que nos brinda la lectura.

A. G.: -¿Qué recomendaciones les ofrece a los alumnos para mejorar su escritura?

J. G.: -Escribir, escribir, escribir y escribir mucho. Escribir sobre cualquier cosa, en cualquier momento y lugar. La costumbre de escribir en el diario es una excelente forma de mantenernos escribiendo, de soltar esa mano para mejorar nuestra escritura. Al que le guste la poesía, pues, escribamos poesía. Si somos buenos con los dibujos, sería excelente hacer una historieta. Leer también es de gran ayuda, por lo mencionado anteriormente sobre el enriquecimiento del léxico. Y sobre todo, constancia, paciencia y práctica, pues escribir todos los sabemos hacer; pero escribir bien es un proceso de aprendizaje que nunca termina.


ENTREVISTA A LA PROF. FANY CÁRDENAS

Breve reseña biográfica de la entrevistada


La Prof. Fany Cárdenas es egresada de la Licenciatura en Administración, mención Gerencia Industrial de la UNERMB. Está terminando la Maestría en Docencia para la Educación Superior en la Unermb (sede Cabimas). Nació en el estado Barinas. Tiene 50 años. Desempeña la gerencia en varias empresas del ramo petrolero. Tiene una empresa dedicada a la asesoría de negocios (compra y ventas de inmuebles), también desarrolla el área educativa. Comenzó en la sede de Ciudad Ojeda de la UNERMB hace 3 años, en el Programa de Ingeniería y Tecnología. También ha dictado materias en el Programa de Gerencia Industrial y ha trabajado en el Servicio Comunitario del Programa Educación. Dicta la asignatura Taller de Lectura y Escritura en el Programa de Ingeniería en Gas. La profesora Cárdenas aspira para futuro llegar a cursar y terminar satisfactoriamente el doctorado.


La Prof. Fany Cárdenas en compañía de las entrevistadoras Erymar Meléndez, Janis Carrasco, Zuleidy Vargas, Daibely Vásquez y Naidely Chirinos.


ENTREVISTA

Daibely Vásquez: -¿Qué es para Ud. leer y escribir?

Prof. Fany Cárdenas: -Leer para mí es una de las principales funciones del razonamiento lógico del individuo, eso demuestra la capacidad del desarrollo intelectual de cada uno de nosotros, leer y escribir fomentan ese tipo de modalidades intelectuales que limitan la parte del conocimiento del individuo.

D. V.: -¿Por qué es necesario leer e interpretar un texto? Explique.

F. C.: -Interpretar un texto es necesario para aprender a leer y escribir, no es leer sobre leer, porque para la lectura debe existir una comprensión de lo leído, es necesario tener la comprensión clara y definida, porque es lo único que hace el conocimiento, claro la internalización del contenido y su significado.

D. V.: -¿Cuál es la utilidad de la lectura y la escritura?

F. C.: -La lectura y la escritura le permite al individuo crecer, no crecer solamente en la parte intelectual, sino crecer como individuo aplicar el conocimiento para y en el mundo, desde otras perspectivas mirar el futuro, el pasado y el presente desde otra visión.

D. V.: -¿Escribe Ud. con regularidad?

F. C.: -¡Sí!, me encanta escribir, me encanta leer… Eso es lo que a mí me llama más la atención.

D. V.: -¿que tipos de textos escribe? y ¿Para qué?

F. C.: -Me gusta escribir mucho la parte del inventario en las empresas con las que trabajo, aunque también me gusta escribir cuentos. He participado en el Concurso Lengua de Trapo de España, ya que adquirí el conocimiento; además me gusta escribir para las investigaciones, específicamente me gusta trabajar con el lenguaje.

D. V.: -¿Qué anécdotas podría dar sobre su cuento y su participación en ese concurso?

F. C.: -El cuento que escribí se llama Bajo la sombra de Abel. Mira la anécdota más cómica de hecho fue la inquietud que surgió, simplemente porque el contexto de ese concurso se llama "lengua de trapo". Escribí ese texto para hablar del sentido común de lo que somos y de lo que sentimos como individuos, es decir, el decir cómo soy y qué siento, se plasma un poco en ese papel lírico que es la escritura narrativa. El cuento me sirvió para relacionar lo que es totalmente bueno y lo que es totalmente malo en nosotros, yo le tomé cariño al lado bueno de Abel y desarrollé el cuento considerando ese lado positivo. Con el cuento pude asociar ambas facetas, el lado bueno y el lado malo que cada uno de nosotros tenemos, entonces para llegar ahí incluí elementos totalmente cómicos, porque me enfrenté a las dos caras de Fany: Fany la buena y Fany la mala, y lo plasmé en el cuento.

D. V.: -¿Cómo utiliza la lectura en su vida cotidiana?

F. C.: -La empleo tanto en lo personal como en lo profesional. La lectura yo la considero como un proceso básico, de la misma forma considero la escritura. Primero porque no solamente se escribe para culminar la educación formal, se escribe para que esas ideas plasmadas en los escritos sean llevadas a la vida, y con la lectura de los libros podemos acceder a las ideas de las personas, con la lectura las ideas ajenas se ofrecen para que las propias afloren. Con la lectura se puede llegar a otras personas, se puede llegar a discernir la visión que tienen de la vida otras personas, le permite a uno recuperar problemas que te permiten crecer y ver que la vida no es muy fácil, te permite entender que hay demasiadas alternativas para resolver problemas.

D. V.: -¿Que textos ha leído que le hayan gustado?


F. C.: -He leído muchos, pero a mí los textos que más me gustan son los de Gibran Khalil Gibran, porque estos textos tienen mucha filosofía, y ese es un área que me encanta estudiarla.

D. V.: -En relación con la enseñanza de la lectura ¿Qué estrategias utiliza Ud. en el aula? ¿Por qué?

F. C.: -Generalmente utilizo la metodología del taller, en algunas ocasiones les pido a los estudiantes que traigan textos escritos, cualquier tipo de noticias porque lo importante no es solamente que los lean, sino que aprendan a leerlos y que sepan de lo que hablan esos textos. En otras ocasiones, el texto lo llevo yo, utilizo texto variados: filosóficos, científicos, tecnológicos, diversidad de formas. Hago el taller, les solicito que lean y analicen los textos, que plasman el contenido en un informe. Posteriormente hacemos la discusión sobre los informes realizados, nos concentramos en discutir sobre asuntos muy puntuales. En otras ocasiones les pido que redacten un ensayo, basado en algún tema de su interés y que sea importante para su vida profesional; otras veces los invito para que escriban sus ensayos basados en algún texto, que hayan leído y discutido previamente conmigo en el aula, de algún escritor venezolano.

D. V.: -¿Qué recomendaciones daría Ud. para poder tener una buena lectura y escritura?

F. C.: -La recomendación fundamental es la que generalmente se toma en todos los niveles, el individuo debe preocuparse por su escritura en general. Cualquier cosa que leas, debes hacerlo con el firme propósito de afanarte por aprender. Es importante que te afanes y te preocupes por entender que la lectura y la escritura son actos beneficiosos para el sujeto. Si vamos al plano de la profesionalización, si eres de educación debes fomentar profundamente esas áreas, la lectura y la escritura, porque el lenguaje del profesional de la educación será bastión para su desenvolvimiento y desarrollo profesional. Por otro lado, el trabajo pedagógico con la lectura y la escritura debe ser totalmente adaptado a la carrera de que se trate.

Por lo tanto, no es solamente la forma de hablar, es incluso la forma de actuar, para que los muchachos y muchachas que estudian en las universidades salgan de ellas bien formados, debe existir un amplio más allá, no se pueden conformar con lo que el docente les da, deben ir siempre adelante en la investigación, en la lectura y escritura de trabajos de investigación; porque a fin de cuentas, sólo así podremos decir que realmente han crecido profesionalmente. Yo les digo a mis estudiantes que lean, que escriban: siempre les recalco: “es por ti, no es por mí, ni por los demás, tú debes crecer, ¿si tú no te preocupas por ti, por tu formación, qué vas a reflejar en los demás?”.


ENTREVISTA A LA PROF. GREGORIA GONZÁLEZ

Breve reseña biográfica de la entrevistada


La profesora Gregoria González trabaja en el Liceo Bolivariano “José Agustín López”. Tiene 17 años y 3 meses en servicio, egresó de la Universidad “Pedro José Libertador” en el año 1991, luego hizo una especialidad de postgrado en Gerencia Educacional en la misma universidad. Continuó sus estudios en la Universidad “Rafael Belloso Chacín” con la maestría en Gerencia Educativa, y actualmente cursa el Doctorado en Ciencias de la Educación en la misma institución.

ENTREVISTA

MAIRENES SÁNCHEZ: -¿Qué es para Ud. leer y escribir? Explique.

PROF. GREGORIA GONZÁLEZ: -Leer y escribir son dos habilidades comunicativas que están mutuamente relacionadas en el ser humano, de hecho el ser humano nace con esa habilidad innata que es el lenguaje, y a medida que va creciendo, va evolucionando. Como persona adquiere ese lenguaje y éste se convierte en dos componentes comunicativos que son: leer y escribir. Por medio de la lectura se emite una información, una comunicación y por medio de la escritura también, es decir, son dos competencias comunicativas muy relacionadas y recíprocas, que el ser humano las tiene innatamente mediante el lenguaje y luego las desarrolla a través de un proceso de escolarización y socialización; aunque hay excepciones, hay personas que no poseen este tipo de habilidad, simplemente porque tienen alguna discapacidad auditiva y no pueden escuchar, y por lo tanto, no tienen o no pueden desarrollar esa habilidad… aunque hay un sistema de lenguaje que es para ellos, es decir, especial.

M. S.: -Explíquenos ¿Cómo aprendió Ud. a leer?

G. G.: -Bueno… a leer! Fue en primer grado con el libro Silabario, a escribir, con las caligrafías, sobre todo con las caligrafías de Luis Cofenin.

M. S.: -¿Qué libros le gusta leer?

G. G.: -Libros actualmente relacionados con mi carrera de postgrado en Gerencia, en cuanto a mi crecimiento profesional los libros que tengan que ver con valores, sobre todo, los del autor Pérez Esclarín, también leo autores brasileros como: Paulo Coelho, Lair Ribeiro… En fin, hay una gran cantidad y una gran variedad de libros que son muy buenos, sobre todo para las personas que se están actualizando en el mundo de la información, en el mundo del conocimiento, en el mundo de los valores. Esos libros resultan una ayuda invaluable: primero, porque a través de ellos el individuo se conoce a sí mismo; segundo, porque mediante los valores expuestos en los textos se crece como persona, por ejemplo, he aprendido que mientras una persona sea más humilde, pues, más sabio es, y así es que puede obtener la sabiduría.

M. S.: -¿Por qué y para qué lee?

G. G.: -Primero, porque con la lectura se obtiene conocimiento; luego, el conocimiento adquirido lo puedes reconstruir, lo pones a producir y reproducir, porque no es solamente leer, luego tú puedes compartir lo que sabes con los demás, debes compartir ese conocimiento dependiendo del área y el lugar donde estés. Yo pienso que nuestra función primordial como personas es ayudar a los demás y, como docentes, difundir, sobre todo, ese conocimiento a través de las actividades en el aula, claro que esto va a depender del tipo de asignatura que se esté dando y los implementos que se empleen en la enseñanza.

M. S.: -¿Cuáles serían algunos de esos implementos?

G. G.: -Bueno hay muchos libros, ya anteriormente les había mencionado algunos autores, hay libros de crecimiento personal y libros que tienen que ver con mi carrera, en el caso del doctorado; pero hay libros, en el caso de la docencia, que tienen que ver con la literatura como por ejemplo, Miguel de Cervantes con su magistral Don Quijote de la Mancha, Pablo Neruda con sus 20 poemas, 20 textos que son realmente especiales; Rubén Darío con su poemario Azul… En fin hay una gran cantidad de libros que enriquecen a la persona en cuanto a sus conocimientos y a su vocabulario, pero no solamente eso; hay otros tipos de lecturas: lecturas que tienen que ver con el mundo de la política, lo deportivo, lo cultural. La gente de hoy y del mañana tiene que estar preparada para todo, no solamente leer libros que tengan que ver con su carrera o sus intereses profesionales, sino que aborden las diversas áreas del saber.

M. S.: -¿Para Ud. que es más importante leer o escribir?

G. G.: -Para mí las dos cosas son muy importantes porque a través de la lectura se adquieren nuevos conocimientos, y aparte de eso, esos saberes se pueden difundir oralmente o por escrito. Es decir, ambas acciones están estrechamente relacionadas, ya les decía al principio que eran capacidades recíprocas e interdependientes.

M. S.: -¿Qué importancia tiene la lectura para Ud. como docente?

G. G.: Para mí como docente es muy importante, primero porque los estudiantes tienen que conocer el mundo en donde están, si ellos no leen, no aprenden nada, entonces viven en el mundo de la ignorancia, y es allí donde está el problema. La mayoría de los estudiantes muchas veces no les gusta leer, tal vez porque ni en la escuela ni en el hogar se aplican estrategias para entusiasmarlos y motivarlos en el hábito de la lectura. Ése es uno de los graves problemas que se encuentran los bachilleres cuando van a la universidad, allí quedan neutralizados cuando se les exige que lean una guía o un libro completo, entonces como no tienen el hábito de la lectura, y les da “flojera” esforzarse en leer (porque el acto de leer implica esfuerzo y atención)… Entonces es cuando fracasan en sus estudios superiores, o en el peor de los casos, desarrollan habilidades poco éticas como copiarse de los otros que son más hábiles en la lectura… Quizá es lo único que les queda, pues como no saben leer y no poseen el hábito de leer, son incapaces de procesar cualquier tipo de información que se les presente ante los ojos.

M. S.: -¿Qué importancia tiene la escritura para Ud. como docente?

G. G.: -Todo alumno tiene que saber escribir, lo que pasa es que en estos momentos hay muchas fallas, hay muchas debilidades. Cuando el estudiante llega a primer año, lo que se llamaba anteriormente séptimo grado, viene con muchos problemas en cuanto a la lectura y a la escritura, o sea, a veces no saben ni escribir su nombre. ¿Qué quedará para las demás habilidades y materias que supuestamente deben enseñarse en la escuela y en el bachillerato si los muchachos a duras penas leen y escriben sus propios nombres? Por ello, la función de la escuela y la del docente es que estos estudiantes que llegan con tantas deficiencias, comiencen a desarrollar la habilidad de la escritura y de la lectura. En relación con la escritura, yo como docente, tomo en cuenta la redacción y la ortografía.

M. S.: -¿Qué diferencia percibe Ud. entre los procesos de lectura y escritura?

G. G.: -Yo pienso que hay seres humanos que tienen más habilidad para leer que para escribir, otros tienen mucha fluidez en cuanto a la escritura, pero, a veces, a algunos les cuesta mucho redactar. Yo pienso que el que está preparado para leer, y por tanto, lee bien, ya sea porque en su casa todos leen o porque sencillamente le gusta leer, quizá cuando le toque escribir se le hará más sencillo. Se da el caso también de aquellos que se expresan muy bien oralmente, pero resultan un fiasco a la hora de escribir algo, en este caso, quizá, muestran poco interés para escribir porque saben que tienen esa fluidez oral.

M. S.: -¿Qué le diría Ud. a aquellas personas o alumnos que no les gusta leer?

G. G.: -Pienso que les orientaría, les inculcaría la idea de tomar la lectura como algo de entretenimiento, como algo placentero, porque en sí, la lectura es un entretenimiento placentero para las personas; tomarla como hobby les ayudará muchísimo a conocerse a sí mismos y conocer el mundo y los otros mundos que nos rodean, la lectura como hábito puede expandir el conocimiento, y aparte de eso, nos permite compartirlo con los otros.

M. S.: -¿Qué estrategias utiliza Ud. para incentivar o motivar al alumno a leer y escribir en el aula?


G. G.: -Eso depende del tipo de lectura o actividad que se vaya a desarrollar en el aula, para mí en cuanto a la literatura, me gusta trabajar con poemas, canciones; porque las canciones son poemas y uno utilizaría para ello el análisis del poema. Primero los muchachos tienen que leerlo para luego comprenderlo y ver el tipo de movimiento en que se desarrolla el autor, la época o contexto, ¿cuándo escribió?, o sea, todo depende del tipo de estrategia que uno utilice, bien sea motivándoles a que canten una canción o que escriban un poema, o que ellos dibujen lo que quieran, que ellos escriban lo que quieran. Es decir, es una cuestión en la que el docente es libre de escoger la estrategia que mejor se ajuste al objetivo que se quiera alcanzar, porque todo depende de lo que el docente proponga en clase para que el niño o alumno se sienta motivado a leer y escribir.

M. S.: -¿Cree Ud. que los docentes de Educación Superior deben reenseñar o realfabetizar a sus estudiantes en relación con los actos de leer y escribir?


G. G.: -Depende, depende de qué carrera estemos hablando. Si se toma una carrera en la que el docente debe leer con el estudiante, caso de educación, en ese caso el docente debe hacer una diagnosis de cómo están los alumnos en lenguaje y escritura, si el docente lo cree conveniente lo puede hacer, por ejemplo, mediante un taller. Aunque tampoco es obligatorio porque se supone que el estudiante cuando sale de quinto año tiene que estar preparado para llegar a la universidad, tiene que saber leer y escribir, interpretar, saber resumir, saber sintetizar y, sobre todo, tener una buena redacción y una buena escritura sin cometer ningún error ortográfico.

M. S.: -En cuanto a la revisión del proceso de escritura ¿Qué aspectos en concreto revisa y corrige en la producciones de sus estudiantes?

G. G.: -Redacción y ortografía, esos son los aspectos que más se les corrige a los estudiantes. Se revisa la forma cómo redactan, por ejemplo, cómo inician ellos un párrafo, es decir, se toma en cuenta la coherencia de las ideas, se observa la concordancia gramatical… En relación con la coherencia se debe prestar atención a la relación lógica que debe existir entre una oración y otra, si hay ideas principales, secundarias, todo depende del tipo de contenido que se vaya a realizar.

M. S.: -¿Cómo usa Ud. la escritura en su vida profesional?

G. G.: -La escritura la empleo y ejercito mediante mis trabajos en la universidad en el nivel profesional. También escribo poemas, frases personales que hago para compartirlas con mis compañeros de estudio y con mis amigos.